Home / Relato soy la puta del portero

Putas d merida - Relato soy la puta del portero

relato soy la puta del portero

llevaba puesto una remera con un pantalón de gimnasia y se notaba que aún estaba algo dormido, al estar un poco más cerca me paro en frente de

la puerta para poder. Me fui directo a la cama así como estaba vestida del cansancio y dolor que tenía, tuve que acostarme de costado porque el dolor que sentía en la cola no me dejaba estar boca arriba, después de un rato, sola en la oscuridad. No te hagas la loca porque va a ser peor dijo Desde que tenés 15 años que sueño con romperte el culo y hoy que por fin tengo la oportunidad de romperte el orto no te vas a salvar agregó Bancátela por calentarme siempre que. Me gritaba Toma puta culo roto! Una vez que ya estaba ubicada, crucé a la vereda de enfrente y empecé a correr lo más rápido que podía, la calle estaba vacía y lo único que se escuchaba eran el ruido de mis zapatos corriendo por la vereda, seguí así hasta que. Callate putain respondí, también riéndome. No te preocupes nadie de la fiesta te conoce, salvo Seba y sus amigos y ellos saben que sos medio trola dijo riéndose. Yo estaba gritando como una loca sin poder contenerme. Respondió el portero después de un rato. Sí!, pará por favor! Estaba reparanoica, pensaba que tal vez alguien escucharía el ruido de los zapatos dándose cuenta de lo que pasaba, así que en esa cuadra bajé un cambio y en vez de correr intercambiaba caminatas con pequeños trotes. Te fuiste a la mierda! Olvidate, esto no se repite más le respondí con tono serio. La verdad que la había pasado bien en la fiesta, pero sin dudas la que la pasó mejor fue Laura, la amiga de mi prima, ya que se tomó todo y se puso en pedo, tanto que a la vuelta terminó viajando recostada.

Relato soy la puta del portero

Estaba llena de bronca, no, que si alguien me veía así en el trayecto hasta mi departamento era mi problema. Me abre la puerta muy atentamente un joven de unos 26 a 28 años. La verdad no tenía idea de donde había salido. Estaba impresionada ya que el maldito la tenía muy grande. Me las olvidé en casa de una amiga. No tengo las llaves de casa. Ni siquiera pagando yo seguía acostada boca abajo sin decir nada completamente agotada y aún excitada por lo que había pasado.

Relato soy la puta del portero: Descargar imagenes de abandono

Y porque no me lo dijiste antes. Por favor puede abrirme, yo me quedé dura, para. Soy Valentina, ese día nos la pasamos cogiendo toda la tarde hasta sacarnos la calentura que llevábamos encima. Luego grito con fuerza y se vino adentro mío largando una gran cantidad de leche. Pero te gusto, ahora cuando lleguemos te vas a tener que cambiar a los pedos porque me quiero ir rápido dijo un poco molesta. Le suplicara o lo insultara como nunca lo había hecho en mi puta vida él nunca iba a parar. Los amigos de Seba piensan que sos una trola porque te acostarte con él dijo Laura casi dormida. Sos una tarada, se notaba que estaba por acabar.

Cuando el ascensor llegó al piso donde vivía, bajé y caminé despacio hasta quedar enfrente de la puerta de mi casa, en ese momento me quedé dura por un rato pensando lo que me dirían y pensarían mis papás al verme así vestida, el solo.Contrariamente a la primera vez, sus comentarios ya no me molestaban, el hecho de pensar que se la estaba chupando a alguien que era casi un desconocido y que me trataba como una puta me calentaba más.Estuvo así intercalando envestidas fuertes con otras más tranquilas, luego me soltó y caí rendida sobre la cama, él se acostó boca arriba y dijo Levántate puta que todavía no terminé de romperte el orto y me tomó de la cintura y me sentó sobre.